Duración, diagnóstico y sospecha de embarazo

Duración del embarazo

Como dato curioso, fue Hipócrates el primero en determinar la duración de la gestación en 280 días, 40 semanas o 10 meses lunares.

La duración del embarazo normal es variable, oscila entre 37 y 42 semanas, calculadas desde el primer día de la última regla. Depende de los factores que determinen a cada mujer. Cuando hablamos de una «fecha probable de parto», hablamos de una fecha totalmente orientativa.

Parto dentro de las semanas de gestación citadas: parto a término.

Antes de la semana 37: pretérmino.

Después de la 42: post-término.

A partir de la semana 41 de gestación, se suele hacer un control sanitario más estrecho.

La ecografía del primer trimestre proporciona un cálculo más preciso. En el caso de que se desconozca la fecha de la última regla, las semanas de gestación se podían determinar en base a otros datos, como son la altura uterina o la percepción de los primeros movimientos fetales (aproximadamente entre la 18 y 20 semana), aún así, hoy en día se utiliza la ecografía para ajustar la edad gestacional con mayor fiabilidad.

Entre el 5 y el 10% de los embarazos, se prolongan más de 42 semanas sin ser anormales, debido generalmente a la imprecisión en el cálculo de la edad gestacional.

Ante las primeras sospechas de embarazo debes acudir a tu médico para que te pueda realizar un diagnóstico de confirmación mediante un análisis de orina o sangre, donde se detectará la presencia de la hormona gonadotrofina coriónica, que puede aparecer en la sangre a los 8 ó 9 días tras la fecundación y en orina, a los 4 ó 5 días del retraso menstrual.

Diagnóstico y sospecha de embarazo

Se trata de síntomas subjetivos que puedes percibir y hacerte sospechar de que estás embarazada:

  • Nauseas y vómitos, sobre todo matutinos: Suelen aparecer a las 6 semanas después de la falta de menstruación y desaparecen a las 12-14 semanas de embarazo.
  • Trastornos urinarios: Durante el primer trimestre puedes tener la necesidad de orinar con más frecuencia. Se debe al agrandamiento del útero, que hace presión sobre la vejiga.
  • Cansancio y sueño: Sobre todo al principio del embarazo.
  • Alteraciones del olfato.
  • Irritabilidad, cambios de carácter: Tristeza, euforia, etc.

El signo de embarazo más importante y evidente es la amenorrea (ausencia de regla) o menstruación de más de 13 días.