Distorsiones Cognitivas

Las distorsiones cognitivas son interpretaciones erróneas de la realidad que llevan al individuo a percibir el mundo de manera poco objetiva, además de disfuncional. Se presentan en forma de pensamientos automáticos y desencadenan emociones negativas, que dan lugar a conductas no deseadas o desadaptativas.

Estos sesgos nos suelen llevar a errores en el razonamiento que nos pueden generar problemas emocionales de ansiedad, estrés, miedos, depresión, tristeza, etc. Existen un gran número de errores cognitivos en los que las personas caemos una y otra vez.

Estos son los tipos de distorsiones cognitivas más frecuentes:

1. RAZONAMIENTO EMOCIONAL

Cuando las opiniones son formadas sobre uno mismo basándose solo en las emociones que experimenta el sujeto. («Me siento tonta(o), soy tonta (o)»)

2. PERSONALIZACIÓN

Sentir las acciones de otros o lo que nos pasa como un ataque personal hacia nosotros. («Mira el reloj porque le aburro»)

3. SOBREGENERALIZACIÓN

Sacar una conclusión general a partir de un incidente aislado sobre uno mismo mismo, los demás o el mundo. («Todo me sale mal»)

4. LOS “DEBERÍA”

Imponer reglas (a nosotros o a otros) que exigen formas rígidas de comportamiento. («Debo ser la mejor en todo»)

5. ADIVINACIÓN

Pronosticar un resultado negativo, una emoción o un acontecimiento futuro y creerse esas predicciones como verdaderas. («No voy a poder con este nuevo trabajo»)

6. ETIQUETADO

Poner etiquetas a las cosas o a las personas de forma que acabamos viendo solo un aspecto de ellas. («¡Qué torpe eres! Quita, que lo hago yo»)

7. CATASTROFISMO

Imaginar el peor resultado posible en las situaciones o verlas como insoportables. («Mi pareja salió a anoche, ¿y si conoce a alguien) ¿Y si me deja?»)

8. MAXIMIZACIÓN Y MINIMIZACIÓN

Consiste en magnificar los errores propios y los éxitos de los demás, y minimizar los propios éxitos y los errores de los otros. («Me dan igual los éxitos que haya logrado en el pasado, ya no tienen importancia. Lo que importa ahora es que he cometido ese grave error»)

9. PENSAMIENTO DICOTÓMICO

Es el pensamiento absolutista del todo o nada, calificando las cosas en términos extremos sin tener en cuenta términos medios. («Esta primera cita debe salir perfecta») («Si no consigo que este trabajo quede perfecto no habrá servido para nada el esfuerzo, será un desastre»)

10. INFERENCIA ARBITRARIA

Consiste en dar por hecho determinadas suposiciones aunque no exista evidencia por ello. («Siente pena por mi»)

11. COMPARACIÓN

Cuando se produce una tendencia a compararse con los demás de manera que se llega a la conclusión de que se es mucho peor que los demás. («Soy más fea que cualquiera de mis amigas»)

12. CONSTRUCCIÓN DE LA VALÍA PERSONAL EN BASE A OPINIONES EXTERNAS

Cuando mantenemos una valía personal en función de terceros. («Mi pareja dice que soy cobarde, seguro que tiene razón»)

Las distorsiones cognitivas pueden modificarse una vez se hayan detectado.

Existen técnicas en psicoterapia que inciden directamente en este tipo de distorsiones, y son las llamadas técnicas de reestructuración cognitiva. El psicólogo ayuda a que la persona aprenda a cuestionar la validez de sus propios esquemas cognitivos y, a partir de ahí, el profesional y el paciente trabajan juntos en el desarrollo de pensamientos y formas alternativas de interpretación de las situaciones.

Y tú, ¿con qué errores cognitivos te identificas más?