Drenaje Linfático Manual (DLM):

El Drenaje Linfático Manual se realiza con maniobras de movilización suave, lenta, progresiva e indolora, cuya función es activar la circulación de la linfa, para que no se estanque ni se sature de sustancias de desecho.

Este sistema es uno de los más importantes del cuerpo, por todas las funciones que hace a favor de la limpieza y la defensa del cuerpo (forma parte de los componentes del sistema Inmunitario). El DLM es muy efectivo para combatir determinados problemas de salud y también en el campo de la estética.

Para conseguir resultados con eficacia, es importante seguir un ritmo constante y adecuado que se amolde a la zona a tratar del paciente y hacer bien las maniobras, con la presión exacta a la que se debe de realizar en esta técnica.

Indicaciones del Drenaje Linfático:

  • Neuralgia del trigémino, cefaleas y migrañas
  • Edemas en piernas, tobillo y pies. También en embarazo
  • Esguinces, rotura de fibra, hematomas
  • Estreñimiento, retención de líquido, varices, piernas cansadas, dolores de regla
  • Estrés, insomnio, ansiedad, resfriado común y dolor de garganta, hipertensión
  • Fibromialgia

Beneficios del Drenaje Linfático:

  • Reabsorción del exceso de líquidos
  • Sedante al dolor
  • Ayuda en procesos inflamatorios
  • Acción relajante
  • Mejora las defensas del organismo

Contraindicaciones:

  • Edemas linfodinámicos y edemas por insuficiencia cardiaca congestiva
  • Neoplasias en curso, cáncer
  • Infecciones e inflamaciones agudas, heridas infectadas
  • Flevitis, trombosis y tromboflebitis como post-tromboflebitis y post-trombosis
  • Hipotensión arterial
  • Tiroidopatías
  • Enfermedades autoinmunoalérgicas (lupus, artritis reumatoide)
  • Asma bronquial
  • Manchas en la piel